COMO FUNCIONA......

Funcionamiento de una central hidroelectrica

Un molino de agua acciona una dinamo que produce corriente eléctrica: éste es el principio, muy simple, de una fábrica que utiliza la energía de un río o la de un salto de agua (hulla blanca).

Pero una fábrica así, promovida a la dignidad de central, exige para su creación el empleo de los medios más poderosos y más refinados de la técnica moderna, y la cooperación de especialistas pertenecientes a numerosas disciplinas, empezando por los geógrafos y los geólogos, a quienes incumbe en primer término la misión de designar los lugares favorables y de informar sobre la naturaleza de los terrenos donde se establecerá.

Existen dos clases de plantas hidroeléctricas. Unas son las centrales de agua fluente, tributarias de un caudal variable: en el período de crecida desarrollan su potencia total; en períodos de sequía, la potencia disminuye con el caudal y, en ciertos casos, puede llegar a ser nula. Por el contrario, las segundas, llamadas de acumulación, disponen en todo momento de una importante reserva de energía, gracias a unas obras que suelen alcanzar dimensiones enormes, las presas, que permiten acumular el agua en grandes embalses.

Desde el embalse, el agua desciende a la central por conducciones, anilladas con cables de acero, que suelen tener fuertes pendientes. Estas conducciones desembocan en un colector que alimenta las turbinas acopladas a los alternadores. Una estación transformadora eleva la tensión de la corriente obtenida antes de que ésta sea enviada a puntos lejanos.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar